Entre cuerdas, aires y marimba se rindió homenaje a la identidad

Fuente: elespectador.com

De los conciertos más esperados en la segunda edición del Ibagué Festival solo quedó satisfacción, un recorrido que abordó lo clásico y popular, fueron el plato fuerte.

Un viaje musical que de principio a fin rindió homenaje a ‘Las músicas que somos’, se llevó a cabo en un Teatro Tolima donde los más destacados artistas del territorio latinoamericano lograron poner a bailar incluso hasta el menos interesado en hacerlo.

Y es que en el contexto de homenaje, no fue solo el acto solemne que hizo la Fundación Salvi, organizadora del Festival al maestro Edy Martínez por sus más de seis décadas de carrera musical y ser considerado como uno de los músicos más sobresalientes de finales del siglo XX, sino por el repertorio de todas las agrupaciones que regresaron al escenario y llenaron de magia los corazones de los asistentes.

Todo comenzó con el Cuarteto de Saxofones 4V, que resaltó la importancia de valorar el legado construido por los antepasados para que ahora, artistas como ellos estén en el escenario. 

Presentaron canciones del repertorio andino colombiano adaptadas a vientos, que, bajo el respeto por los instrumentos naturalmente conocidos, ellos dieron una muestra de originalidad y entrega a su historia, que tuvo además mucha nostalgia por regresar a los escenarios y lanzar en esas tablas varias de sus nuevas obras.

“Mi corazón es de ustedes”

Esas fueron las palabras del maestro nariñense Edy Martínez al recibir la distinción ‘Víctor Salvi’, que destacan su carrera musical que luego de varios años continúa en constante creación; por su integralidad como artista y ser además protagonista de la historia musical del siglo XX, y ser un visionario e innovador musical.

Cabe resaltar que el pianista, arreglista y compositor hizo parte de una historia donde se destacan nombres como Tito Puente y la Fania All Star, además de ser el artífice de la primera grabación de latin jazz hecha en Colombia, llamada Privilegio, y sin duda, fue todo un privilegio tenerlo en la capital del Tolima junto a otros cinco destacados músicos que trajeron esa cuota de salsa de las conocidas ‘grandes ligas’.

Volver a la esencia y al escenario

Si bien la invitación de este concierto, pensado y configurado para disfrutar al aire libre en el Parque Centenario, no pudo cumplirse, fue el mismo Teatro Tolima el escenario en donde los sonidos del Pacífico en toda su extensión invadieron sus rincones, así como los espíritus de los asistentes.

A cargo de un interesante contraste, comenzando con el Cuarteto de Cuerdas Liminar, directamente desde México, se dio un ambiente de familiaridad con los sonidos que en definitiva en América Latina no pueden negarse.

Y de igual manera, pero contextualizado al Tolima Grande, el Santa Cecilia Ensamble le cantó y le contó al mundo que en esta tierra solo existe amor por su identidad, y que un ‘Ojo al toro’ y un ‘Contrabandista’ también está adaptado a su formato.

No obstante, ‘Una razón’ fue suficiente para volver a ver al Grupo Bahía en la tarima, y llevar al auditorio por las aguas y las selvas del Pacífico con la magia de la marimba de chonta, que la leyenda viva, el maestro Hugo Candelario interpretó.

You don't have permission to register
X
Abrir chat