Ensamble Gurrufío : “Sin La amistad, no sonaríamos del mismo modo”

Los conciertos del Ensamble Gurrufío, de Venezuela, siempre son una autentica sorpresa. Sobre la base de las músicas tradicionales venezolanas (de las cuales el joropo es apenas una porción), terminan improvisando y haciendo toda clase de piruetas sonoras. A veces aparecen toques de jazz, inclusive.


El Ensamble Gurrufío está integrado por destacados instrumentistas del país hermano: Cheo Hurtado, Luis Julio Toro, David Peña y Juan Ernesto. Se presentarán en el marco del IV Ibagué Festival: Las Músicas que Somos, el jueves 7 en el Paóptico y el sábado 9 de septiembre en el Salón Alberto Castilla del Conservatorio del Tolima.

Los integrantes de este ensamble, que incluye cuatro, flauta, contrabajo, guitarra y maracas, accedieron a contestar algunas preguntas. Lo hicieron de manera rápida y espontánea, el mismo estilo que exhiben cuando tocan sobre un escenario.


La propuesta de investigación musical del grupo está planteada para conservar, pero a la vez para improvisar y crear nuevos sonidos. ¿No hay tensión entre lo nuevo y la tradicional?

No existe tensión alguna entre lo nuevo y lo tradicional, mientras tengamos conciencia de cómo incorporar lo «nuevo» a lo tradicional, sin desvirtuarlo o alejarlo de su propia esencia.


Ustedes fueron inicialmente amigos, antes de consolidarse como grupo profesional. ¿Qué papel cumple la amistad en su trabajo actual?

La amistad es y ha sido un elemento fundamental para el Ensamble Gurrufío. Esto nos ha permitido encontrar el punto de equilibrio entre el compromiso profesional y el lado humano. Todo esto sin duda define un concepto sonoro, en donde se refleja el compromiso y el amor mutuo por lo que hacemos. Sin la amistad, la hermandad, sin duda alguna no sonaríamos del mismo modo.


Este año el Ibagué Festival busca poner a dialogar las músicas flamencas y las músicas llaneras ¿Qué detalles resaltarían de esa relación entre estos estilos musicales?

Es bien sabida la herencia e influencia de la música flamenca y sus antecedentes en nuestras músicas tradicionales, sobre todo en el joropo. Guardan una estrecha relación. Sin embargo, con el devenir del tiempo, hemos  sintetizado y definido nuestros propios estilos y géneros musicales. Ambos mundos conviven perfectamente, con un lenguaje bastante común.


A lo largo de este tiempo el formato ha ido incorporando instrumentos y añadiendo capas. ¿Qué desafíos ha significado eso en la grabación de cada nuevo disco?

La incorporación de otros instrumentos obedece a la capacidad de compenetrarse con el lenguaje y el modo planteado por el Ensamble Gurrufío. Por supuesto que el dominio de la técnica del instrumento cuenta.


Su labor como músicos también ha involucrado la labor de cultores en varios casos, como en “Siembra un cuatro” o la creación de espacios formativos ¿Entre los jóvenes sigue existiendo interés por los instrumentos tradicionales?

Definitivamente y afortunadamente sí. El influjo de las nuevas generaciones mantiene vivo el interés en los instrumentos tradicionales. La Siembra del Cuatro es un vivo ejemplo de esto.


Aparte del joropo, que es común a los llanos de Colombia y Venezuela, ¿cuáles son los otros ritmos venezolanos que ustedes exploran en su música?

El Ensamble Gurrufío no es un grupo de música llanera como tal. Tenemos en el repertorio un poco de esta música, claro que sí, interpretada muy al estilo nuestro.
El repertorio de Gurrufío se basa en muchos otros estilos de nuestra música tradicional, entre los que destacan la danza, el merengue venezolano, el vals, la parranda, la gaita, malagueñas, polo y muchos otros. Cabe destacar que no solo tenemos el joropo llanero. También existen: el joropo con estribillo oriental, el joropo guayanés, los golpes larenses y el joropo central. Y en todos los casos mencionados se tocan con diferentes instrumentos.

You don't have permission to register
X